.comment-link {margin-left:.6em;}

Jambo Bwana

domingo, enero 25, 2015

Todos mis Astérix

Los entrañables galos de las aventuras de Astérix y Obélix han sido protagonistas de varias entradas en este blog. De pequeño, por un módico precio cambiábamos el tebeo que teníamos por otro que no habíamos leído aún en el kiosko de la esquina. Por esa razón no pude nunca coleccionarlos. Tuve que esperar muchos años para hacerme con la colección completa de Astérix y volver a disfrutar de su lectura. Hace unos años, decidí regalarle a mi hermano mayor, el catedrático, con motivo de su cumpleaños, un astérix en latín. Por problemas de envío, el ejemplar me llegó mucho tiempo después y, al final, decidí quedármelo yo. Así empezó mi colección de las aventuras de Astérix en las diferentes lenguas a las que ha sido traducido: 114 por el momento. Para poder llevar a cabo la tarea de hacerse con un ejemplar publicado en una lengua diferente, es imprescindible la página Asterix alrededor del mundo.
Desde el principio quedó claro que había que poner algunas limitaciones a la colección, se trataba de conseguir un ejemplar en cada idioma al que hubiera sido traducido y, en la medida de lo posible, que todos los números de la colección participaran de la misma. En la actualidad, mi colección asciende a 62 idiomas (incluyendo el español) y 21 Mundart, las lenguas vernáculas alemanas. En total, 83 idiomas. Sé que es prácticamente imposible conseguir ejemplares en determinadas lenguas, por ejemplo en japonés, donde Astérix tuvo muy poco éxito y solo se tradujeron tres números allá por 1974.


Podría pensarse que conseguir los Astérix en las diferentes lenguas que se hablan en España iba a ser tarea fácil. En catalán, valenciano, vasco o gallego, de hecho no lo fue; pero en bable hemos tenido que esperar a que el año pasado se editara el número 35 de la colección, Astérix y los Pictos. Completan la foto Astérix el Galo en español y Astérix legionario en español para sudamérica. Algunos matices del español obligaron a que la Editorial Abril (Argentina), hiciera una versión un poco diferente en los años 70.


Conseguir ejemplares de las diferentes lenguas griesgas no resultó muy complicado y lo hemos narrado en este blog.


Como tampoco lo fue de las diferentes lenguas y dialectos finlandeses que conseguí de una tacada gracias a la página Antikvaari.fi: finlandés, karelian, stadi, savo y rauma.


Poco a poco, me fui haciendo con un ejemplar de cada una de las principales lenguas europeas: alemán, francés, inglés, italiano...


Muchos de estos ejemplares se pueden conseguir en España a través de FNAC o la librería Pasajes (Madrid).

.
Amazon y, sobre todo, eBay, han contribuido notablemente en la localización de ejemplares menos habituales.


Como las lenguas francesas occitan, gallo, alsaciano o bretón, así como Astérix el galo en coreano, latín, maltés o mirandés.
No pueden faltar los ejemplares que tienen el canto a la derecha como consecuencia de que su escritura es de derecha a izquierda: árabe, hebreo y persa (farsi).


Pero mis grandes joyas son estas otras: bengalí, chino, thai y turco.


Los dos últimos son ediciones bootleg, esto es, ediciones piratas no autorizadas bastante cotizadas por los coleccionistas. El último es el Bulvar (serie 1) Asteriks ugursuz kahin, en el cual se alternan páginas en color y en blanco y negro.


Paralelamente, hemos ido coleccionando las versiones de Astérix disponibles en internet en pdf o formato cbr, pero estos no cuentan en mi colección física de cómics de astérix. De ser así, sumaríamos cinco idiomas más y cuatro Mundart diferentes.
Quien sí tiene cabida es la única edición en groenlandés de un Astérix publicada en el periódico Atuagagdliutit / Grønlandsposten entre septiembre de 1981 y agosto de 1982 en forma de tiras semanales. El periódico está archivado en www.timarit.is de donde se puede descargar gratuitamente en formato pdf.
Hemos dejado para el final nuestros 21 Mundart de los 29 existentes.


En la medida de lo posible, intentamos conseguir el primer Mundart, si bien todos ellos llevan una numeración sucesiva por orden de publicación y para algunos Mundart se han publicado varios números de la colección. Cuando ello no es posible por el precio prohibitivo o, sencillamente por no encontrarlo, recurrimos, por ejemplo al Berlinerisch 2 (número 49). Se puede apreciar mejor en la siguiente foto de mis Mundart.


Para acabar, dos aspectos curiosos de mi colección. De una parte me ha servido para comprobar mi facilidad para los idiomas; por ejemplo, si cojo el ejemplar Asterix ann an dùthaich nan Cruithneach, resulta que entiendo el gaélico-escocés. Es evidente que se me escapan algunas palabras, pero entiendo perfectamente la historia.
La otra cuestión tiene que ver con nuestra entrada ¿Se han vuelto locos estos germanos? Hemos procedido a repetir el estudio llevado a cabo por Marcel Kamp, Philipp Slotty, Sevgi Sarikaya-Seiwert, Hans-Jakob Steiger y Daniel Hänggi del Departamento de Neurocirugía de la Heinrich-Heine-University de Düsseldorf en el cual analizaban la epidemiología y los factores de riesgo específicos de los traumatismos craneoencefálicos en la colección completa de los 34 libros de Asterix (todavía no había sido publicado el número 35). Nosotros lo hemos hecho en relación a los diferentes idiomas que componen nuestra colección obteniendo exactamente los mismos resultados, de donde se infiere que los traumatismos craneoencefálicos en las aventuras de Astérix y Obélix no guardan relación alguna con el idioma en el que sea publicado.

Entradas relacionadas:
-¿Asterix en swahili?
-De la percepción fonética de los animales

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Búsqueda personalizada

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home